COMIENZA NUESTRO PRIMER VIAJE ONLINE

Sé parte de la red planetaria desde tu casa.

CLASIFICACIÓN DE LAS TAREAS

BIEN Y MAL

RESUMEN:

En este diálogo entre “YO” y “SOY”, se explora la noción de bien y mal desde una perspectiva filosófica y espiritual. Matías comienza comparando la dualidad del bien y el mal con el juego de ajedrez, donde se asignan connotaciones positivas a los “blancos” y negativas a los “negros”. Destaca cómo esta dualidad se refleja en la sociedad, creando divisiones entre grupos de personas, y cómo el concepto de lo “políticamente correcto” puede agravar estas divisiones. Luego, profundiza en la idea de que la moralidad es subjetiva y cambia con el tiempo y la cultura. El bien como el mal son necesarios y la clave está en resolver problemas sin buscar culpables, promoviendo la educación y la transformación equilibrada. La evolución humana implica superar la lucha entre el bien y el mal y abrazar la flexibilidad y la armonía.

FRASE:

“Me libero de la lucha entre el mal y el bien, y me lanzo a una constante transformación equilibrada.”

EJERCICIOS:

  1. Meditación de la Flexibilidad Moral: Reflexiona sobre tus propias creencias morales y cómo pueden estar influenciadas por tu entorno cultural y social. Pregúntate a ti mismo si estás dispuesto a ser más flexible en tus juicios morales y a considerar diferentes perspectivas.

  2. Meditación sobre la Acción sin Culpa: Practica liberarte de la necesidad de encontrar culpables en situaciones problemáticas. En lugar de enfocarte en quién tiene la razón o quién está equivocado, céntrate en encontrar soluciones y tomar medidas positivas para resolver los problemas.

  3. Meditación de la Educación y la Transformación: Reflexiona sobre la diferencia entre enseñar y educar. Visualiza cómo puedes aplicar el concepto de educación en tu vida, alentando la exploración, la búsqueda de soluciones y la adaptación constante en lugar de aferrarte a valores estáticos.

  4. Meditación de la Armonía: Dedica tiempo cada día para conectarte contigo mismo y encontrar tu propia armonía interna. Practica la aceptación de tus aspectos positivos y negativos como partes igualmente importantes de tu ser.