El Puente de Rama

COMIENZA UN NUEVO VIAJE ONLINE

Sé parte de la red planetaria desde tu casa.

HOL-TUM

COMIENZA UN NUEVO VIAJE ONLINE

Sé parte de la red planetaria desde tu casa.

CLASIFICACIÓN DE LAS TAREAS

YO SOY EL CAMINO

RESUMEN:

En este texto, Matías reflexiona sobre el concepto del camino y su significado. Se cuestiona si el camino realmente existe o es solo una percepción creada para aparentar movimiento. Se explora cómo los caminos físicos, como carreteras y senderos, son proyecciones de la geometría y la conexión entre puntos de origen y destino. También se discute el camino del alma, basado en la misión y el propósito, y cómo atraviesa diferentes experiencias en busca de cumplir lo que no pudo antes. Matías plantea que el camino es un conjunto de potencialidades que generan curvas positivas y negativas, llevando del vacío al pleno. Se destaca que existen múltiples caminos que se entrelazan y se repiten, y que el verdadero enfoque debería ser comprender y recorrer los caminos internos para descubrirse a uno mismo.

 

FRASE:

“El camino del alma es atravesar muchas experiencias, yendo de una vida a otra, tratando de cumplir con lo que no pudo antes.”

 

EJERCICIOS:

  1. Meditación de la percepción del camino: Siéntate en silencio y visualiza mentalmente el concepto del camino. Observa cómo surgen imágenes de senderos, carreteras o cualquier representación de un camino en tu mente. Permítete percibirlo como una proyección y una ilusión de movimiento. Observa cómo cambia tu perspectiva sobre el camino y cómo afecta tu percepción de tu propio camino en la vida.
  2. Meditación de los cuatro elementos: Enfócate en los cuatro elementos de la naturaleza: tierra, agua, fuego y aire. Cierra los ojos y visualiza cada elemento por separado. Siente su energía y cómo se relaciona con tu propio camino interior. Reflexiona sobre cómo puedes integrar estos elementos en tu vida diaria para equilibrar y fortalecer tu viaje espiritual.
  3. Meditación de la trinidad: Imagina una partida de tenis en la que tú eres uno de los jugadores, y los otros dos representan distintos aspectos de ti mismo. Visualiza cómo interactúan y se influyen mutuamente. Luego, incorpora la figura del observador imparcial, el árbitro, que representa tu capacidad de observar y evaluar tus propias acciones desde una perspectiva neutral. Reflexiona sobre cómo puedes utilizar esta trinidad interna para comprender y mejorar tu camino espiritual.
Select your currency