COMIENZA NUESTRO PRIMER VIAJE ONLINE

Sé parte de la red planetaria desde tu casa.

CLASIFICACIÓN DE LAS TAREAS

RECORDAR Y OLVIDAR

RECORDAR Y OLVIDAR

14 Octubre 2020

RESUMEN:

En este diálogo, Matías reflexiona sobre la importancia del recuerdo y el olvido en la vida. Se da cuenta de que recordar es como un don, una capacidad única que nos define y nos conecta con el universo. La analogía se hace con ser un “recordador”, como un bibliotecario que organiza las memorias de la vida. Descubre que vivir en el presente es esencial para experimentar la vida plenamente, pero también comprende que el recuerdo es necesario para dar sentido a la narrativa de su vida. Al final, Matías llega a la conclusión de que tanto el recuerdo como el olvido son partes fundamentales de la comprensión de la vida, y que el objetivo es vivir el presente, mientras que el pasado y el futuro se desprenden de él.

FRASE:

“Recordar y Olvidar no son antagonistas en la historia novelada del Universo, sino que son los dos parte fundamental de la comprensión lectora.”

EJERCICIOS:

  1. Meditación de la Respiración Consciente:

    • Encuentra un lugar tranquilo y siéntate en una posición cómoda.

    • Cierra los ojos y comienza a enfocarte en tu respiración.

    • Observa cómo el aire entra y sale de tu cuerpo, sin tratar de cambiarlo.

    • Cuando tu mente divague hacia el pasado o el futuro, suavemente dirige tu atención de nuevo a tu respiración.

    • Practica esto durante al menos 10-15 minutos al día para desarrollar la habilidad de estar en el presente.

  2. Meditación de la Atención Plena:

    • Escoge un objeto cotidiano, como una taza de té, una flor o una piedra.

    • Examina el objeto con atención plena, notando cada detalle, textura y color.

    • Mantén tu mente enfocada en el objeto, sin dejar que divague a otros pensamientos.

    • Esta práctica te ayuda a apreciar la belleza y la presencia en el momento presente.

  3. Meditación de la Tríada (Pasado-Presente-Futuro):

    • Siéntate cómodamente y cierra los ojos.

    • Reflexiona sobre tu pasado, reconociendo las lecciones y experiencias que te han llevado al presente.

    • Luego, siente la realidad del momento presente, experimentando cada sensación y emoción.

    • Finalmente, proyecta tus pensamientos hacia el futuro, visualizando tus metas y deseos.

    • Esta meditación te conecta con la tríada temporal y te ayuda a equilibrar tu enfoque en cada aspecto de tu vida.