COMIENZA NUESTRO PRIMER VIAJE ONLINE

Sé parte de la red planetaria desde tu casa.

CLASIFICACIÓN DE LAS TAREAS

YO SOY EL CENTRO

RESUMEN:

Matías sostiene una reflexión espiritual profunda con su yo interno, cuestionando su papel como centro de todo. Aunque incómodo con la atención, es consciente de su responsabilidad de iluminar el camino para los demás. Se debate con su temor al “Complejo Mesiánico”, temiendo convertirse en un mártir por ser un faro de esperanza. Reconoce que cada individuo, al igual que él, es el centro de su propio universo, siendo todos “enviados” en su camino único, cada uno con su misión, convirtiéndose en su propio “mesías”. Entiende que ser el centro no significa alimentar el ego, sino tomar la responsabilidad de guiar a otros hacia su propio auto-descubrimiento. Acepta la importancia de amarse a sí mismo para poder amar a los demás y tomar su lugar en el centro de su propia historia, liberándose del miedo y las expectativas ajenas. Al final, Matías comprende que su papel no es cambiar el mundo por otros, sino creer en sí mismo y fomentar el cambio dentro de cada individuo.

 

FRASE:

“El amor, en sus distintas formas, es un regalo divino que no sólo permite nuestra existencia, sino que nos enriquece y fortalece”.

 

EJERCICIOS:

  1. Meditación de Gratitud: Cada mañana al despertar o cada noche antes de dormir, tómate un momento para agradecer por todo el amor que recibes y compartes. Agradece por el amor de tus seres queridos, el amor de la naturaleza, el amor hacia ti mismo. Reflexiona sobre cómo este amor enriquece y fortalece tu vida. Este sentimiento de gratitud puede ayudarte a apreciar aún más el amor que tienes en tu vida y abrirte a recibir aún más.
  2. Meditación de Compasión: Dedica un momento del día para meditar sobre el amor y la compasión hacia los demás. Visualiza a las personas de tu vida y envíales amor y luz. Puedes extender este sentimiento hacia todas las criaturas vivientes y al mundo en general. Esta meditación de amor y bondad te ayudará a sentirte más conectado con los demás y a cultivar más compasión y empatía.
  3. Meditación de Autocompasión: Recuerda que el amor no es sólo hacia los demás, sino también hacia ti mismo. Tómate un momento cada día para sentarte en silencio y llenarte de amor propio. Puedes decir afirmaciones positivas como “Me amo y me acepto tal como soy” o “Merezco amor y felicidad”. Este ejercicio te ayudará a cultivar el amor propio y a aumentar tu autoestima.
  4. Meditación de Naturaleza: El texto también habla sobre el amor hacia la naturaleza. Trata de encontrar tiempo para estar en la naturaleza, ya sea en un parque, un bosque, o simplemente en tu jardín. Siente el amor y la conexión con la naturaleza mientras respiras el aire fresco, escuchas los sonidos de los pájaros o sientes la brisa en tu rostro. Esta meditación puede ayudarte a sentirte más conectado con la tierra y a apreciar la belleza del mundo natural.
  5. Meditación de Atención Plena (Mindfulness): Practica la atención plena en tu vida diaria. Este podría ser tan simple como prestar atención mientras comes, duchas, o incluso respiras. Al concentrarte en el momento presente, puedes cultivar un sentido de apreciación y amor por los simples placeres de la vida.